Los ejercicios más lesivos en el gimnasio

sentadilla mujer thumb e Los ejercicios más lesivos en el gimnasio

Para cualquier deportista las lesiones son el mayor mal que pueden soportar. Por eso es preciso cuidarse al máximo y realizar los ejercicios de la manera más adecuada. Por eso desde este artículo queremos presentarte aquellos que resultan más lesivos para nuestro cuerpo a la hora de entrenarnos en el gimnasio, sobre todo si no los controlamos del todo bien. De esa manera también se podrán reemplazar por otros.

El primer ejercicio en el que nos vamos a detener son las sentadillas. Una postura inadecuada y una mala técnica pueden causarnos muchos problemas en las lumbares o en las rodillas. Por eso se recomienda realizarlo con poco peso para ir incrementando poco a poco la carga, hasta que adquiramos los movimientos adecuados. No te olvides que la tensión debe acumularse en los músculos de las piernas.

También hay que tener mucho cuidado con los ejercicios que se realizan tras la nuca. Se trata de una postura poco natural para nuestro cuerpo, por lo que seguramente adoptaremos unas formas raras y forzadas, que pueden llegar a generar una lesión importante en el caso de que las hagamos mal. No te olvides tampoco de los ejercicios con peso muerto. Hay que prestarle mucha atención a la colocación de la espalda, que en todo momento debe de permanecer recta, evitando en la medida de lo posible las posturas forzadas y los giros. De esa manera evitaremos que se sobrecarguen ciertas partes de nuestro cuerpo y la aparición de molestias importantes. Para entrenar bien es preciso que se comiencen con cargas ligeras, para luego ir perfeccionando los movimientos.

Otro ejercicio que puede poner en peligro tu salud son los abdominales. Lo más preocupante es el recorrido, ya que implica varias partes del tren superior. Es importante que nos centremos en la pared abdominal para trabajar únicamente esta zona. Hay que tener también en consideración la postura de la espalda y los movimientos del cuello, que intentaremos no doblar hacia dentro para no dañar la parte cervical.

Cuando tengas alguna duda a la hora de entrenar no tengas problemas en consultarlo con tus compañeros del gimnasio o con el monitor.

 

 

Deja tu Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *